Fractal Web Admin

Girasol

12 de abril de 2001

Sin dejarme llevar por el entorno traté, inútilmente de escribir con la razón; pero definitivamente no pude. Miraba las nubes formando una incongruente y muy compacta masa gris azulosa a mi izquierda, mientras que hacia la derecha los últimos rayos de sol alumbraban todo con ese tono dorado que solo puede dar el atardecer.

De repente llegó a mi tu recuerdo, tan fresco pero tan distante, tan lúcido pero tan efímero. Solo me quedan cuatro minutos de inspiración para volver a mi rutinaria y monótona vida. Te veo por vez primera, pero parece la última. Quiero sentirme alguien en tus pensamientos, pero ni siquiera soy nadie en los míos. El ambiente se torna expresivamente frío y junto con el sol cae mi felicidad. Me cierro lentamente con el ocaso aguardando que mañana tu luz me vuelva a sonreír, solo para volver a vivir.

Manuel Herrera López
Powered By Fractal Web Admin CMS