Fractal Web Admin

Decrépito

30 de mayo de 1999

Por la vida pasan muchos seres de diversas cualidades, de múltiples enseñanza, de variadas historias, de increíbles finales. Por instantes creí que mis cualidades, enseñanzas, historias y finales podían ser lo suficientemente llamativos para aquellos con quien en algún momento he coexistido. Pero no. Ahora que recuerde por completo mi vida me daré cuenta que ni siquiera he coexistido con nadie. Hay momentos en que pienso que ni siquiera he existido.

Mis pueriles cualidades nada brindan al espectador, como un insípido nabo pasado por agua, así mismo he pasado por sus paladares dejando un deseo de impeler de sus bocas ese sabor a nada que puedo ser yo.

Mis monótonas y lánguidas enseñanzas ni siquiera impulsaron un mínimo escozor neuronal, ni un ínfimo o por lo menos superfluo pensamiento.

Mis variadas y siempre insulsas historias nada merecieron. Un oído atento, un fiel escucha, un ávido lector, un desprevenido paciente, ni por lo menos un demente callejero lograron ser cautivados por aquellas palabras llenas de emotiva e infame inmadurez.

Lo único destacable han sido mis increíbles finales. Increíbles para mi pues siempre he salido por la puerta trasera, cabizbajo y aburrido, defraudante y defraudado. Aquel que otrora fuera un ídolo de las multitudes a nivel nacional e internacional, ahora solo tengo el grato recuerdo de mi nombre: Jorge Barón.

Manuel Herrera López
Powered By Fractal Web Admin CMS